Autor: Karpati Gabor

Autor: Karpati Gabor


Conservar las joyas


Apreciadas joyas!.¿Qué podemos hacer para que no se estropeen ni se ennegrezcan con el uso y el paso del tiempo?¿Como puedo limpiar mis joyas?
Puedes seguir algunos consejos para conservar las joyas mas queridas y con unas prácticas mínimas conservarás tu cajón de las joyas mejor y mucho mas tiempo, lo que implica en algunos casos también ahorro. Te damos algunos consejos para limpiar tus piezas dependiendo del material de su composición:
 

Da vida a tus joyas. Consejos para cuidar las joyas y darles un nuevo brillo.

Cuida tus joyas día a día.
Si vas a entrar en contacto con agua o alguna fuente de calor intensa piensa en quitártelas. Hazlo también en la playa, evita sorpresas desagradables como una piedra más pálida o blanqueada por el sol del verano…
Ten cuidado con los golpes. Si vas a utilizar las manos o hacer alguna actividad que pueda implicar riesgo de choques, sácate las piezas. Evita muchos de los golpes innecesarios. Por la noche guarda las joyas en lugar seguro donde evitar caidas, las mesitas de noche no son el lugar mas indicado, pueden caer con facilidad. Guarda tus joyas en tu cofre del tesoro. 😉
 

 

Consejos para el cuidado casero de las joyas

El oro y el platino.
Evita productos como el amoniaco, la tintura de yodo o el mercurio. Simplemente puedes limpiar tus joyas con agua y jabón o con alcohol.

La plata.
Limpia con un cepillo suave humedecido en agua jabonosa o zumo de limón. Aclara bien con agua caliente. Y pasa una gamuza para sacarle brillo. Si están muy sucias, puedes sumergir durante 15 minutos en agua con hiposulfito de sosa al 5%. Puedes elaborar tú misma la poción, con agua, lavavajillas y unas gotas de lejía, que es más corrosiva con la suciedad.

Atención: nunca utilices disolventes, productos abrasivos, ni productos de limpieza de cubiertos de plata, ya que estropean las joyas más rápido. No utilices estropajos. ¡Sólo tejidos suaves!

Conservar joyas de metal.

 
Plata.
La plata es un metal con una densidad menor que el oro o el platino, más blando. Se raya con mucha facilidad. Pero, sobre todo, se oxida si antes no se ha cubierto de rodio. Lo ideal es pulir una vez al año si queremos mantener ese aspecto brillante.

Oro.
El oro amarillo no cambia de color, sólo pierde brillo. Para evitarlo, sólo hay que pulir. La frecuencia con la que pulir depende del tipo de joya: un colgante se estropea menos que un anillo o una pulsera. El oro blanco también necesita una capa de rodio, ya que tiende a ponerse gris con el paso del tiempo y el uso. En ese caso, hay que hacerle un baño de rodio y pulir.

El platino.
El platino, por su gran densidad, no se utiliza de igual manera que el oro y la plata. Hasta se le considera indestructible y su color blanco no cambia. No obstante, es fácil que se hagan pequeñas marcas debido a los golpes. Así que si quieres conservar esa joya impecable, ten cuidado y quítate la pieza al mínimo esfuerzo.

Conservar joyas con piedras.

Las piedras son sensibles a los golpes, los cambios bruscos de temperatura y a los productos abrasivos. Evita actividades de casa con ellas, ir a la piscina, el cloro es muy dañino para las piedras igualmente que los productos detergentes de casa.
Si la piedra tiene alguna raya, para saber si la puedes limpiar con normalidad o si necesita un cuidado especial. Por lo general, se limpian humedeciendo un paño en agua jabonosa diluida y secar con un paño suave. Para conseguir un brillo excepcional, se pueden humedecer con paño con alcohol. Si tras limpiarla la raya sigue estando es probable que tengas que llevarla a pulir.

El diamante, el rubí y el zafiro.
El diamante es la piedra más dura y sólo puede rayarse con otro diamante. Sin embargo, su brillo original puede disminuir al entrar en contacto con sustancias abrasivas. Ten cuidado si los pones con otras piedras, ya que las puede estropear fácilmente. Sucede igual con el rubí y el zafiro.

La esmeralda.
La esmeralda es la piedra preciosa más delicada. Hay que evitar exponerla mucho al sol. No le va bien estar largas horas de verano al sol y tampoco contacto con productos detergentes. Acuérdate siempre de alejar las joyas del baño. Es sensible a los cambios térmicos, ¡así que guárdala si vas a a la nieve! Prohibido: agua y jabón para limpiarlas. Pide consejo a tu joyero.

Las perlas.
¡Estan vivas y hasta pueden durar más de cien años! Su brillo se conserva con el aire y la epidermis. Resisten bastante los golpes, aunque la superficie puede alterarse debido a su porosidad. Las perlas de cultivo necesitan un cuidado especial. Se pueden estropear con las sales de la piel, pero sobre todo con el aceite. No se aconseja ponerlas en contacto con maquillaje, cremas, perfumes ni otros productos que sean demasiado ácidos. Secarlas con un paño de seda o paño muy suave.

El alga marina.
Es una piedra sensible a los golpes, a los cambios de temperatura bruscos y las altas temperaturas.
Requiere limpieza con agua jabonosa tibia, sin frotar!, y un aclarado con agua tibia.

La amatista.
La amatista no es frágil, pero si sensible a las altas temperaturas y los cambios bruscos.

El granate y la turmalina.
Estas dos piedras no exigen un cuidado especial.

El topacio.
El topacio es una piedra resistente pero puede marcarse en caso de impacto. Se limpia con agua jabonosa tibia, sin frotar, y se aclara con agua tibia.

Comprueba frecuentemente el funcionamiento de los cierres y el engaste de las piedras. Si se detecta un mal funcionamiento o tiene juego la piedra podemos evitar un daño mayor.

Para guardar tus joyas sin peligro de que se estropeen

La regla principal es colocar en una bolsita cada una de tus joyas en tu joyero sin que se rocen unas con otras. También puedes envolverlas en pañuelos para protegerlas.
Así mismo, las cadenas deben guardarse cerradas, estiradas y envueltas para evitar la formación de nudos.
Nunca se deben poner varias joyas juntas sin protección.
Durante el viaje, un trozo de papel de seda puede bastar para envolverlas.

Siguiendo estos consejos, tal vez esa pieza tan querida no nos haga llevarnos las manos a la cabeza.
 
 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche en el siguiente enlace para mayor información. Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies